¿Has asistido recientemente a alguna de nuestras acciones formativas para farmacéuticos en torno a los Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD), o estás planteándote acudir a alguna próximamente? Si es tu caso, te recomendamos que sigas leyendo…

Somos conscientes que la expansión y agilidad con las que se mueven las redes sociales en estos momentos están robando protagonismo a nuestro Blog. En parte porque ya hace un tiempo en que actualizamos a nuestra comunidad sobre nuestras actividades formativas SPD a través de plataformas como LinkedIn. Acción, reacción, y la reacción rápida, por favor. Prisas que van en contra de sentarse a contar una historia. Pero esta vez lo volvemos a hacer. Porque los últimos meses han sido intensos en cuanto a talleres SPD en los que hemos participado, y creemos que hay un mensaje más allá del simple hecho de decir que hemos estado allí. Ha habido interacción con farmacéuticos que querían iniciar el servicio profesional farmacéutico con SPD, con otros con el servicio SPD ya implementado, con presidentes de colegios oficiales de farmacéuticos (COF), con directores de centros de información al medicamento (CIM), con profesores de universidad, con sus alumnos y con un entorno…a todos ellos le debemos el agradecimiento de haber compartido momentos que os aseguramos son de mucho valor para Venalink.

Este año decidimos actualizar nuestros talleres SPD ya que teníamos la experiencia de más de 20 años a la espalda y el conocimiento necesario para dotar a nuestras formaciones de un contenido de calidad, basado en la literatura científica pero adaptados a la vida real del ecosistema de la farmacia comunitaria; y siempre bajo un prisma muy práctico y comunicativo. Es sorprendente como nuestro mensaje se enriquece después de cada sesión, cual bola de nieve a la que se adhiere (hacía tiempo que no usábamos este verbo fuera del contexto terapéutico…) todo mensaje de interacción con los asistentes.

Después de haber visitado Salamanca, Las Palmas, Sevilla, Cáceres, Plasencia, Madrid, Cuenca, Soria, Ávila, Ciudad Real, Segovia, León, Ponferrada, Burgos, Valladolid y Palencia en lo que llevamos de 2019, tenemos material suficiente como para afirmar que el feedback general de los asistentes a los talleres en los que hemos participado es muy positivo. Estamos contentos. A vosotros asistentes, que habéis dejado en nuestras encuestas comentarios tan alentadores como “…He asistido a un taller con información precisa y muy didáctico…”,” …buen taller, ponente y contenidos de nivel, a la altura de lo que requiere el servicio profesional con SPD…” o “…salgo motivada para empezar mañana!…”, deciros que las sugerencias de mejora también han sido evaluadas y de bien seguro nos ayudarán a mejorar.

Miembros del equipo Venalink, después de un acto formativo en el COF de Cuenca.
Si queremos sacar un factor común en cuanto a inquietudes, algunas de las principales preguntas siguen girando alrededor del precio del servicio SPD y, en aquellos farmacéuticos que se inician en el servicio, el respeto al protocolo. Respecto al primer punto, estamos observando un aumento tanto en el precio como en el número de farmacias que cobran el servicio profesional farmacéutico con SPD. Creemos que los principales motivos son un aumento en la confianza del farmacéutico, que sabe transmitir mejor las ventajas del SPD, porque las conoce mejor, y también a un aumento en la concienciación de los pacientes. Sabemos que esto resulta difícil cuando venimos de un tiempo pasado que para ellos siempre fue mejor (todo gratis). Casuísticas y escenarios aparte, lo lógico e incluso corporativista, es cobrar por un servicio que beneficia al paciente y que requiere de un esfuerzo por parte de un profesional sanitario. En relación al respeto por el protocolo, está totalmente alineado con lo que siente el ser humano cuando se enfrenta a una situación nueva, que no conoce, y que además en ocasiones se transmite de una forma demasiado compleja. La farmacia comunitaria ya ha batallado y ha superado con éxito otras situaciones parecidas como es el caso de los protocolos para elaboración de fórmulas magistrales, y se seguirá adaptando al cambio con el tiempo. Si queremos seguir convenciendo a las autoridades sanitarias para financiar el servicio profesional farmacéutico con SPD (varias acciones ya se están llevando a cabo para conseguirlo), quitando así la responsabilidad del pago al paciente final, es indispensable que estos dos conceptos penetren en la genética de la farmacia comunitaria.

Podríamos resumir este último párrafo en dos frases con misma estructura: lo que no se paga no se valora y lo que no se registra no existe (y además es difícil hacerlo con unos estándares de calidad).

Mirando ya el periodo veraniego por el retrovisor, nos adentramos ya en una segunda oleada de cursos formativos SPD. Ya estamos completando la agenda para lo que queda de 2019 y principios de 2020. Las próximas fechas que tenemos a la vista son Zamora, Almería y de nuevo Ciudad Real y Sevilla. Si estás interesad@ en asistir, y comentar todos estos temas con nosotros de forma personal, no dudes en ponerte en contacto con tu COF, para averiguar si aún quedan plazas disponibles o incluso hacernos llegar tus dudas o intereses.

Un saludo a todos los lectores.